Equipo

Conoce al Equipo de Donkey Dreamland

Donkey Dreamland no podría funcionar sin nuestro numeroso y dedicado equipo de voluntarios, que cada vez crece más y dedican su valioso tiempo para ayudar en el santuario.

Desde la limpieza de los corrales hasta limpieza de las pezuñas y el paseo de los burros, sus días nunca son aburridos y siempre están llenos de esos momentos mágicos que se producen cuando se pasa tiempo de calidad con los burros.

Nuestros voluntarios proceden de todos los ámbitos de la vida y juntos aportan una gran cantidad de conocimientos y habilidades que nos ayudan, como un Centro de Rescate activo, en crecimiento y dispuesto a prosperar.

Así que, por favor, lee un poco de algunos de nuestros voluntarios y si puedes, ¿por qué no ofreces tu tiempo a Donkey Dreamland y te conviertes en voluntario? No tienes nada que perder y mucho que ganar.

Steve

Steve es nuestro voluntario más antiguo y ha sido un valioso miembro del equipo desde enero de 2020.

Me encanta ser voluntario en Donkey Dreamland

Como parte del “equipo”, soy responsable de la limpieza de los corrales, del mantenimiento general y cuidado de los burros.
 
De igual forma, me encargo de gran parte de las redes sociales del santuario. Como fotógrafo, me encanta compartir las fotos en Facebook e Instagram, ya que tengo la suerte de tomarlas a nuestros preciosos burros.
 
Se tienen muchos beneficios al trabajar como voluntario. Hacer nuevos amigos con ideas afines es una de las mejores, pero en realidad es difícil superar el hecho de poder abrazar a un burro siempre que quiera. Es la mejor sensación del mundo.

Helle

Helle tiene una conexión especial con los residentes
de Donkey Dreamland, tanto humanos como burros.

Es un privilegio y un honor ser parte del equipo de Donkey Dreamland y pasar tiempo con estos increíbles y muy subestimados animales.

Hago comunicación no verbal con nuestros burros para ayudarlos a compartir sus necesidades, ayudándolos a descargar emociones atrapadas y mostrándonos la causa de cualquier dolor o malestar.

También me encanta llevarlos a pasear por el hermoso paisaje que rodea la finca, abrazarlos, darles de comer y recoger su caca.

Estoy orgullosa de ser la compañera humana de Lauritz, que hace cantar a mi corazón.

Natalie

Natalie es una valiosa miembro del equipo. Es muy popular entre los voluntarios y los burros.

Me uní al equipo de Donkey Dreamland en julio de 2020

Debido a la pandemia, no he trabajado desde marzo de 2020, así que convertirme en voluntaria ha sido una maravillosa bendición para mí.

No sólo me ha proporcionado algo agradable que hacer, sino que puedo pasar mucho tiempo con los burros y ver cómo desarrollan su confianza y su personalidad.

También me gusta conocer a otros voluntarios y visitantes con ideas afines.

Ser parte de esta noble causa es una experiencia fantástica.

Antonio

Antonio es de Jerez de la Frontera pero ahora vive en La Cala con su esposa, Gisela y sus hijas Martina y Gabriela.

Me llamo Antonio, llegué a Donkey Dreamland y me enamoré de los burros y de su hermoso entorno.

Desde ese día, paso cada momento libre limpiando, cuidando y pasando tiempo con los burros y los voluntarios.

Pero el mayor regalo para mí es el tiempo que
puedo pasar con Lola, una burra muy especial que me está enseñando a estar “presente”, a sentir el silencio y a experimentar un amor que va más allá de las palabras.

Estoy muy agradecido por pertenecer a esta comunidad que cuida con tanto cariño a estos burros.

Gracias Donkey Dreamland.

Nico

Nico es otro de nuestros voluntarios españoles. Trabaja duro construyendo refugios, corrales y cualquier otra cosa que necesitemos.

Me llamo Nico y soy voluntario en Donkey Dreamland desde hace tiempo.

Llevo a cabo gran parte del mantenimiento, como la construcción y la limpieza de piedras de los corrales, pero lo mejor de trabajar aquí es la armonía, el compartir experiencia y poder pasar tiempo con cada uno de los burros. Es realmente increíble.

La energía positiva que encuentro en Donkey Dreamland es lo que hace que sea un lugar tan especial.

Patricia

Patricia ha sido voluntaria desde septiembre de 2020 y aporta su gran conocimiento al santuario.

Donkey Dreamland es mi segundo hogar.

Soy primatóloga y con mi información me encargo del bienestar animal, realizando la evaluación del estado físico, psicológico y social de los burros del santuario.

Como voluntaria realizo las tareas necesarias, pero cada día dedico tiempo a cuidar y escuchar el rebuzno de los burros y a verlos felices como grupo.

Los burros rescatados son la parte más dura, ya que comprendo su sufrimiento, pero al mismo tiempo me llena de fuerza proporcionarles la felicidad y los cuidados que aún no han conocido.

Pedro

Pedro es nuestro galardonado paellero, pero también es un fantástico voluntario en Donkey Dreamland.

Nunca había tenido contacto con burros, pero me involucré en el proyecto lo mejor que pude y de alguna manera mi vida cambió

He conocido a gente maravillosa y he descubierto que los pequeños burros están llenos de bondad y amor. Cualidades que me han transmitido desde el primer abrazo que le di a mi “novia” Cleopatra, mi burra favorita.

Te animo a ser voluntario. Demos una mejor vida a los burritos. ¡Nos vemos en Donkey Dreamland!

Jane

Jane es una valiosa miembro del equipo y el hecho de vivir en la zona le permite pasar mucho tiempo en el santuario.

He sido voluntaria en Donkey Dreamland
desde que abrimos en agosto de 2020

La experiencia que he adquirido en este tiempo es inmensa.

Ser voluntaria es un papel muy ocupado y práctico, nuestros deberes van desde “limpiar”, bañar a los burros e incluso ayudar con los procedimientos veterinarios.

Siempre me han apasionado los burros y ahora que he llegado a comprender sus diferentes características, los quiero mucho más. Cada día es el mejor en Donkey Dreamland.

Wietse y Mary

Wietse y Mary son una gran incorporación al equipo de Donkey Dreamland y aportan una gran experiencia.

Somos Mary y Wietse y desde nuestra jubilación hemos sido voluntarios en varios santuarios de animales en Estados Unidos y España.

Cuando leímos sobre Donkey Dreamland pensamos que sería un cambio encantador, ya que no habíamos trabajado con burros y teníamos curiosidad por saber cómo eran y qué podíamos aprender sobre ellos.

Después de haber estado aquí unos meses, podemos decir con seguridad que son animales realmente encantadores. Y como ventaja adicional, tenemos a Amaya que es una gran líder y hemos conocido a un fantástico grupo de voluntarios.

Amber

Amber y sus amigas Kerrie y Sarah han encontrado tiempo para ser voluntarias en Donkey Dreamland debido a la pandemia.

Al igual que mis amigas Kerrie y Sarah, siempre he querido dedicar tiempo a ayudar a una organización benéfica local, pero nunca había tenido el tiempo, así que me alegré mucho cuando Kerrie me sugirió Donkey Dreamland.

No se me ocurre ningún lugar mejor para pasar mi día libre y es muy gratificante ver cómo los nuevos burros mejoran cada semana.

También me encanta el hecho de que todos hagamos ejercicio subiendo y bajando las Colinas, ya que Donkey Dreamland está ubicado en un lugar precioso de la campiña española.

Sanna

Sanna dice que para los burros, al igual que para sus nietos, tiene un suministro interminable de paciencia y afecto.

Tengo una larga historia de voluntariado tanto con seres humanos como con otros animales

Los burros me han intrigado desde que tengo uso de razón y mi amor por estos animales me ha inspirado a aprender sobre su comportamiento, bienestar y entrenamiento.

En Donkey Dreamland puedo pasar tiempo con ellos, a la vez que ayudo en las tareas básicas como la limpieza de los corrales.

Tengo la suerte de poder formar parte de esta comunidad que ayuda a rescatar y rehabilitar a estas hermosas criaturas.

Julie & Lynn

Después de una visita un domingo por la tarde, Julie y Lynn se animaron a ser voluntarias en Donkey Dreamland.

Luego de nuestra visita, Lynn y yo nos sentimos inspiradas por la increíble atmósfera y la ética del
santuario y decidimos convertirnos en voluntarias.

Nuestras responsabilidades incluyen la limpieza de los corrales y establos, asegurándonos de que los burros tengan comida y agua limpia y apoyando a los demás voluntarios para lograr el buen funcionamiento del santuario y es fantástico formar parte de un equipo tan fuerte, afín y trabajador.

El mayor placer del voluntariado es pasar tiempo con los burros y llegar a conocer sus personalidades tan individuales y distintas – ¡es una gran alegría!

Kerrie

Kerrie y sus amigas, Amber y Sarah, han encontrado tiempo para ser voluntarias en Donkey Dreamland debido a la pandemia.

Siempre he querido ofrecer ayuda a una de las organizaciones benéficas locales, pero con el trabajo independiente (Freelance), nunca sentí que pudiera comprometerme con días u horarios regulares.

Pero del año pasado salió algo positivo. Descubrí que tengo más tiempo libre de lo que pensaba y tanto mi amiga Amber como yo supimos que Donkey Dreamland era el lugar donde queríamos ser voluntarias y pasar las mañanas de los lunes y no se me ocurre mejor manera de empezar la semana.

Es un lugar tan tranquilo. Además, hacemos ejercicio y lo más importante, formamos parte de la vida de estos maravillosos animales. ¡Es el cielo!

Sarah

Después de ser despedida de su trabajo debido a la pandemia, Sarah finalmente encontró tiempo para ser voluntaria en el santuario.

Desde que tuve mi primer bebé en febrero de 2020, he estado ocupada con las ocupaciones de “mamá”, pero en septiembre de 2020 inscribí a mi bebé en la guardería, lo que me dio tiempo extra para hacer algo útil.

Mi amiga Kerrie ya era voluntaria en Donkey Dreamland y le pregunté si podía acompañarla.

No me arrepiento ni un poco, porque es un lugar encantador y muy tranquilo – y aunque algunos días es un trabajo duro, es algo realmente relajante. Estoy segura de que los demás voluntarios estarán de acuerdo.

Conviértete en Voluntario

Subscribe

Sign up to get news about Donkey Dreamland directly to your inbox

Cookie plugin by Real Cookie Banner